PROBIÓTICO

SOMOS UN COMPLEJO Y ARMONIOSO ECOSISTEMA DE BACTERIAS

Microbioma humano

Gracias a la tendencia probiótica que ha surgido en los últimos años y las investigaciones que se han realizado el Proyecto del microbioma humano, la confraternización con las bacterias amigas que viven en nuestro microbioma (sí, los 100 billones de ellas) se ha vuelto relativamente normal.

El peso en kilos, dobla al de nuestro cerebro, por lo que se puede decir que tenemos más masa microbiana que masa gris. Tanto es así, de hecho, que está inspirando a millones de personas preocupadas por su salud, a incorporar, no solo en sus dietas, sino también en el cuidado de la piel, a más bacterias “buenas”.

El ser humano, no es una unidad independiente, sino una comunidad dinámica e interactiva de células humanas y microbianas.

El ecosistema bacteriano natural de nuestra piel tiene una función protectora muy importante y con nuestro estilo de vida moderno demasiado aséptico, así como contaminado, a menudo se daña, lo que puede provocar piel seca, estresada, enrojecida, con granitos y muy sensible, así como envejecimiento o falta de luminosidad. Incorporar probióticos y prebióticos a la ecuación puede ayudar a reconstruir este ecosistema de piel saludable, para promover la piel radiante que todos realmente queremos.

Para la piel, los probióticos funcionan de manera similar al sistema digestivo, explican innumerables y reconocidos dermatólogos.

Ayudan a la piel a permanecer en un estado equilibrado. A nivel de superficie, esto se traduce en una tez que no es demasiado seca ni demasiado grasa, y una piel que puede repeler eficazmente las condiciones ambientales que causan inflamación. En otras palabras, si deseas un brillo perfecto, nutrir la flora de tu piel es un buen punto para comenzar. Desde mantener un equilibrio bacteriano saludable en la piel hasta tratar condiciones cutáneas, aquí los expertos recomiendan un régimen de cuidado de la piel con probióticos e ingredientes naturales orgánicos. Al aumentar las defensas naturales de la piel, esta puede destruir los patógenos que le hacen envejecer.

La Ley de equilibrio

Según innumerables expertos, los probióticos benefician la piel de tres maneras clave. Primero, actúan como un escudo protector al evitar que los microorganismos malos provoquen una reacción inmune. Esto crea un ambiente más relajante para la piel. En segundo lugar, producen antibióticos naturales llamados péptidos antimicrobianos que combaten las bacterias malas. Y, por último, aumentan la funcionalidad de la piel para hacer frente a factores externos perjudiciales, como los radicales libres, el sol y la contaminación. Todos estos beneficios ayudan a reducir la inflamación. Esto ayuda a reducir los brotes y a prevenir el envejecimiento prematuro.

Los prebióticos, que son una fuente de alimento para las bacterias, también son beneficiosos para recalibrar el microbioma de la piel. Los probióticos son los buenos y los prebióticos contienen lo que los buenos consumen para asegurarse de que prosperen y proliferen. Los prebióticos también promueven una variedad más diversa de bacterias, y la diversidad es clave para una piel sana.

El factor fortificante

Los probioticos fortalecen la barrera inmunitaria de la piel, teniendo un efecto modulador sobre esta. El resultado es una piel fuerte, con todas sus funciones activas y con un aspecto vivo y radiante.
Los tratamientos probióticos pueden ayudar a todo tipo de piel, pero son especialmente beneficiosos para las personas con inflamación crónica. Para aquellos con acné o afecciones de la piel como la rosácea y el eccema, los probióticos pueden producir una piel más tranquila y un mejor control sobre los brotes, explican los expertos. Un estudio reciente también encontró que debido a que los microorganismos vivos en la piel son reconocidos como extraños por el sistema inmunológico del cuerpo, naturalmente entra en acción contra la amenaza potencial, lo que resulta en menos inflamación, enrojecimiento y brotes, a medida que amplifica su respuesta defensiva. Las bacterias buenas entrenan y fortalecen a nuestro sistema inmune.

Un enfoque amable y delicado

Los productos faciales convencionales se vuelven agresivos y despojan a la piel de sus aceites naturales, dejándola con un aspecto y una sensación seca, irrritada y desvitalizada. Esto es especialmente problemático en el invierno, cuando la piel ansía más la humedad. Un limpiador probiótico o prebiótico, como el limpiador suave hidratante de ESSE, ayudará a fortalecer la microflora beneficiosa de la piel y, por lo tanto, mantendrá saludable su barrera invisible natural. Menos es más en el cuidado de la piel y realmente funciona.

SIN EMISIONES DE CARBONO
CERTIFICADO ORGÁNICO
peta
CERTIFICADO VEGANO
Close

BodyChita

Tienda de cosmética orgánica y probiótica. Haz que tu piel brille con la biodiversidad.

Close

Sign in

Close

Carrito (1)

Subtotal:  29,00 (con impuestos)

Ver carritoFinalizar compra

BodyChita

Tienda de cosmética orgánica y probiótica. Haz que tu piel brille con la biodiversidad.